Reflexiones de un Jefe de Servicio sobre la necesidad de cambiar el enfoque aplicado por la Administración pública en conservación de la naturaleza

Texto de la gráfica: Evolución de los presupuestos generales de la Generalitat Valenciana entre 1985 y 2015, descontando el pago de la deuda (eje izquierdo, barras azules), y de los destinados a conservación del medio natural (eje derecho, línea roja, que llegó a superar los 100 millones de euros para caer a 30). 

“En el momento actual, y más aún en el porvenir, la Administración encuentra dificultades para continuar en la senda seguida hasta ahora, debido a serias limitaciones en sus capacidades económicas, técnicas, legislativas y políticas. (…) Respecto a las económicas, el despegue de las políticas ambientales estuvo acompañado de crecientes partidas presupuestarias, que llegaron a su máximo con el inicio de la crisis económica de 2008 (véase Figura) para luego disminuir en mayor grado que otras políticas públicas consideradas más prioritarias.”

“Ante las necesidades de ajuste presupuestario de los gobiernos, aumentan las voces que proponen un cambio cultural en el que la población intervenga más en los asuntos tradicionalmente considerados como estatales. Como señaló en 2010 el entonces primer ministro británico, David Cameron, en su propuesta de Big Society: “Un gran cambio cultural en el que la gente […] ya no recurre siempre a funcionarios, autoridades locales o al gobierno central para solucionar sus problemas, sino que se sienten lo suficientemente poderosos y libres para ayudarse a sí mismos y a sus comunidades.”

El Jefe del Servicio de Vida Silvestre. De la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural de la Generalitat Valenciana, Juan Jiménez, publicó en la primavera de 2018 el artículo “Gestionar la biodiversidad: el papel de la Administración en la conservación de la naturaleza” (Mètode, revista de difusión de la investigación. Número 97), del que hemos extraido los párrafos de más arriba, en el que reflexiona sobre la necesidad de cambiar el enfoque aplicado por la Administración pública:

“La conservación sigue siendo, mayoritariamente, cosa de la Administración; se continúa así una tradición estatalista que se remonta a principios del siglo XX y que fue particularmente exitosa en situaciones predemocráticas. Una vez construido un fuerte aparato legal, los nuevos funcionarios de la conservación (los biólogos) pueden ejercer un control estatal sobre los recursos naturales que recuerda al de sus predecesores (los ingenieros de montes), en lo que parecería un cambio de sombreros sin afectar a la prevalencia del sector público”. (…) “La mayor participación de la sociedad en las políticas medioambientales es una propuesta lanzada por la Unión Europea en la Convención de Aarhus de 1998”.

(Ver texto completo en: Jiménez 2018 El papel de la adminustració en la conservación de la Naturaleza Mètode (1)

 

Campaña por una nueva política de Conservación de la Naturaleza. Firma tú también la petición al Gobierno:

https://www.change.org/p/conservacion-de-la-naturaleza-pide-se-recorte-a-cambio-de-autogestion-apoya-esta-peticion-con-tu-firma?recruiter=700638218&utm_source=share_petition&utm_medium=copylink&utm_campaign=share_petition