Declarar “Ruta Cultural Europea” la ruta migratoria de las grullas

Foto1: Despedida de la grullas el 17 de octubre de 2018 en el Báltico. De izquierda a derecha: Klaus Brandt, Marcel Falk, BV, and Frank Schlingmann. Grupo Leader River Landscape Peenetal, Vorpommern, Alemania.
Foto2: Recibimiento de las grullas embajadoras en Gallocanta el 30 de octubre de 2018. De izquierda a derecha: Esperanza Sancho, BV, Lucía Sevilla, Sandra Fidalgo, Javier Mañas y Federico Sancho. Grupo Leader Jiloca Gallocanta, Aragón.

Los aragoneses (segunda foto a la derecha) que participan en la iniciativa que propone declarar “Ruta Cultural Europea” la ruta migratoria de las grullas, recibieron el 30 de octubre de 2018, en la laguna de Gallocanta, en las provincias españolas de Zaragoza y Teruel, a las aves que el 17 de octubre despidieron a orillas del mar Báltico, en Stolpe, Alemania (foto de arriba a la izquierda), los representantes de esta idea del norte de Europa. Se espera que grupos Leader y entidades y asociaciones conservacionistas de Extremadura; Doñana, en Sevilla, y La Janda, en Cádiz, hagan lo mismo en las próximas semanas. Las grullas son el vínculo que une a los territorios europeos, desde los países escandinavos, países bálticos y Polonia hasta la Janda, en el Estrecho de Gibraltar.

La iniciativa de estos actos simbólicos surgió al presentar Benigno Varillas, coordinador de ambas iniciativas, el pasado 18 de octubre de 2018, en Berlín, la propuesta de crear unas Brigadas Internacionales de conservacionistas–teletrabajadores que vengan a España a vivir y recuperar los grandes herbívoros salvajes de la Europa primigenia –el uro, el tarpán, el cebro y el bisonte– así como el resto de la fauna.

Los municipios del camino europeo de las grullas están entre las zonas de interés para desarrollar la Sociedad de la Información, atrayendo con proyectos de recuperación de la fauna europea a una vanguardia de la industria digital que se ubique a teletrabajar en zonas pobres de población y ricas en vida salvaje.

La ruta incluye Finlandia, Suecia, Dinamarca, Polonia, Alemania, Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Francia, Andorra, Catalunya, Euzkadi, Portugal, España y Gibraltar entre otros territorios donde los humanos han inventado fronteras y absurdos nacionalismos, dando la vida salvaje libre ejemplo y recordándonos que Europa siempre fue un único territorio para grulllas, lobos y humanos, tres especies emblemáticas de Europa que junto a  uros, bisontes y tarpanes la habitaron por entero en armonía durante cientos de miles de años.

La idea de crear una red de municipios con grandes dormideros de grullas, está siendo acogida con interés en los territorios que estas aves eligen para reposar y pernoctar en sus viajes migratorios anuales. El intercambio de experiencias de protección de esta especie; promoción turística; seguimiento de fauna; observación ornitológica e iniciativas de resilvestramiento o rewilding, son algunas de las acciones que los Grupos Leader de Desarrollo Local de estas zonas rurales esperan impulsar y llevar a cabo.

Los promotores de la “Ruta Cultural Europea de las Grullas” abierta por las aves viajeras hace millones de años, plantearán al Consejo de Europa que incluya este itinerario entre los circuitos culturales ya reconocidos, como el camino de Santiago, la ruta del arte rupestre o las calzadas romanas y una veintena más de trayectos promocionados con esta distinción. (Ver: https://www.coe.int/en/web/culture-and-heritage/cultural-routes).

 

GRUS GRUS EUROPEAN CULTURAL ROUTE